ISABELLA

Reciclado fantasma

La casa Isabella es un reciclaje de una casa de los años 30´, de dos pisos, que ya había sido reformada en los 70` con un estilo pseudo morisco. El requerimiento del futuro habitante se concentraba en dos acciones, despojar a la casa de los cerámicos y ornamentos con motivos circulares de la última reforma; y retirar ciertas paredes para refuncionalizarla.

Las instrucciones de cómo cortar las paredes ya estaban inscriptas en la casa en estado latente. Era inevitable relacionar las dos acciones requeridas para el reciclaje: desmantelar los revestimientos y ornamentos circulares y por otro lado abrir los muros para generar continuidades espaciales, permitiendo a la vez que entre la luz hasta los ambientes más oscuros. De la interrelación de estas dos necesidades surgió la pregunta de cómo hacer de la casa un molde hueco que dé forma al vaciado, a partir del material a retirar.

Podríamos presentarlo como un proyecto típicamente moderno, donde a la operación de destrucción se la contrarresta simétricamente con una operación de conservación. En este caso, sin embargo, se dio en simultáneo. Es en un mismo acto donde las dos operaciones tienen lugar. Destrucción y conservación no como tareas contrapuestas, más bien constitutivas de un mismo proceso de construcción.

Reciclado, aunque en un sentido ecológico, lo que estaba ya no está pero deja la huella. El vacío como extracción del cuerpo, de lo existente. Un efecto semejante al descrito por el término “fantasma” utilizado por los neurólogos para describir un recuerdo o imagen persistente de una parte del cuerpo que ya no está, normalmente una extremidad, durante meses o años después de su pérdida.

Créditos

Proyecto y dirección: Ariel Jacubovich y Veronica Asencio.

Desarrollado y construido durante el año 2000.

Fotografías: Sergio Verruno y archivo A.J.

Superficie: Total 776 m2